Los fusibles del coche

Pese a lo pequeño que son estas piezas, resultan ser los protectores del sistema eléctrico del coche. Su función principal es fundirse; es decir, cuando se produce una sobretensión, ellos se rompen para así cortar el paso de corriente. Al ocurrir esto se deben cambiar; no obstante, es importante revisar cuál fue la causa del aumento de la corriente, y así evitar que se repita el evento y no se complique más la falla existente.

Los fusibles son clasificados según los amperios que son capaces de soportar, un amperio se refiere a la unidad mínima que mide cuán intensa es la corriente eléctrica. Su amperaje suele marcarse con un número, el cual llevan grabado en la superficie; mientras más potente sea el componente que protejan, la intensidad que deban soportar será mayor.

Su tamaño lo determinan los amperios, por lo general, suelen ser mini, normal y maxi. Es crucial estar atentos cuando se manejan los fusibles, por ejemplo, si coloca erróneamente un fusible de 30 amperios en el lugar de uno de 15 y ocurre una alta de corriente, se podrían fundir partes del circuito y no el fusible, porque hay uno de mayor capacidad en el lugar donde se soporta menos.

Cambiar un fusible

El proceso es algo sencillo en el que solo necesita prestar atención a lo que hace, además no lleva mucho tiempo realizarlo:

  • Localice la caja de fusibles, que lo común es que esté detrás del volante, escondida entre la puerta del conductor y el volante, aunque algunos modelos traen dos cajas colocadas en distintas partes. Para estar seguros consulte el manual del usuario de su coche.
  • Levante la tapa plástica de la caja (la mayoría está puesta a presión) para tener acceso a ellos.
  • Para identificar el fusible fundido puede valerse de un medidor, otra opción es consultar en el manual cuál es el que pertenece al área o sistema que presentó el fallo.
  • La tapa suele traer unas pinzas, utilícelas para retirar el fusible inservible.
  • Introduzca la pieza nueva en el agujero indicado, y regrese todo a su lugar correspondiente.

Si no está seguro de cuál sea la falla recurra a un taller de confianza para saber con exactitud si hay o no averías, y de ser así proceder a reparar. Los recambios de coche segunda mano son una gran alternativa para ahorrar el presupuesto, además existen diferentes empresas dedicadas al sector de desguaces que ofrecen un extenso catálogo y atención en todo el territorio nacional.