Lo que debes de saber de Aínsa

Un pueblito perdido en el tiempo medieval pero muy bien conservado por sus increíbles habitantes, quienes viven del turismo de esta hermosa ciudad, ubicada en Huesca en la comunidad de Aragón, entre los ríos Cinca y Ara, se encuentra Aínsa.

Su población en el 2017 alcanzó un número de 2.118, considerada la capital del turismo rural del 2018, promete a sus visitantes una experiencia digna de recordar, los festivales, las tradiciones, su cultura y los Monumentos de Aínsa representan una parte fundamental en su turismo.

Su estructura principal consiste en dos calles casi idénticas, la calle mayor y la calle santa cruz, la plaza mayor.

En Aínsa o L’Aínsa como disfrutan decir los pobladores, les gusta contar la leyenda que da origen a la hermosa ciudad.

Esta consiste en la lucha de uno de los 7 reyes legendarios de Sobrarbe, el rey Garcí Ximenez, (que según la historia fue el primer rey de Sobrarbe en lo que es actualmente Huesca) contra los musulmanes.

Cuenta la leyenda que los cristianos iban perdiendo la gran batalla cuando una hermosa cruz de fuego descendió por la colina, aportando fuerza a los cristianos, quienes ganaron la batalla.

Principales monumentos de Aínsa

Parte del encanto de la ciudad, o mejor dicho, la mayoría del mismo, radica en los Monumentos de Aínsa, que pese a los esfuerzos de los ciudadanos por mantenerlos intactos, se han visto en la obligación de adaptarlos, de alguna manera, a los tiempos actuales.

Un ejemplo de esto es el castillo de Aínsa, del siglo XI, participo en la batalla de la leyenda como defensa para los cristianos y en la edad media fue amurallado, lo que se conserva aún de esa época es la torre del Homenaje.

Por lo que gran parte de lo que es el castillo hoy en día, es el resultado de varias épocas siempre partiendo de su estructura medieval.

Sus torres por ejemplos son un espacio moderno que ofrece información y donde se encuentra una oficina de turismo, además el castillo se presta para festivales musicales en el verano.

Sin embargo hay Monumentos en Aínsa que conservan su esencia intacta, como la iglesia parroquial de Santa María, una iglesia Romántica también del siglo XI, aún conserva su torre vigía y hasta una cripta subterránea.

Y por supuesto, su emblema turístico, la plaza mayor. Donde se realiza la prensa de la uva, es uno de los más grandes orgullos locales. Es por esta razón que la cuidan con amor y dedicación.