Mitos sobre los lavavajillas

Uno de los problemas que siempre nos ha sucedido y que seguirá por lo siglos de los siglos, son los mitos que existen sobre todo, esto se debe, a que atreves del tiempo se mantiene una creencia sobre algo que no es cierto, pero que todo el mundo asegura que si lo es.

Los lavavajillas industriales, no han sido la excepción en cuanto a los mitos que hemos escuchados de ellos, pues si bien hay algunos que pudieran ser buenos, hay otros que pueden hacer hasta que te apartes de la idea de adquirirlos.

Es por ello, que hoy hablaremos de algunos de esos mitos que no dejan de existir y que son totalmente erróneos o al menos en algún sentido.

El primero y más común de todos es que el lavavajillas utiliza demasiada agua, ello es completamente falso, puesto que en su mayoría, vienen con un sistema de reciclaje de agua, por el cual utilizan muy poca agua.

Las bacterias siguen siendo uno de los mayores mitos del lavavajillas, el cual es completamente falso también, pues la manera de funcionar del lavavajillas es con temperaturas bastante altas, lo que no permitiría que se acumularan bacterias o al menos darle paso a que nazcan allí

Los utensilios no quedan tan limpios, esto es mentira, puesto que el mismo fue creado especialmente para ello, por lo que, cuenta con todas las herramientas necesarias para que todos utensilios de cocina queden perfectamente limpios.

Además de que cuenta con un sistema de temperatura, esto es, que el mismo la utiliza para lograr limpiar a profundidad cualquier elemento, y sobre todo si incluyen dentro de los mismos, el detergente especial para ello, con el fin de darle por completo la utilidad buscadas.

Cuida nuestras ollas

Por general al comprar un lavavajillas industrial, lo primero que preocupa es que nuestras ollas no vayan a quedar completamente limpias, puesto que al ser elementos tan grandes no surge la duda.

Sin embargo, como comentamos estos están completamente especializados para ello, de hecho hay diferentes tipos de ciclos en los cuales podemos adaptar para limpiar determinados tipos de utensilios.

Para la ollas, en su mayorías los lavavajillas industriales traen un ciclo de lavado mucho más intenso que para los platos, con temperaturas inclusive mucho más altas para que queden perfectas.

Además de que cuida por completo a nuestras ollas y sartenes, ya que no se maltratan ni se rayan, como puede suceder con el lavado a mano.